Las marcas de lujo en Buenos Aires


Las marcas de lujo en Buenos Aires

Argentina es cabecera de playa de marcas de moda. Un avance constante que ocupa espacios, diversifica propuestas en favor del ingreso de firmas extranjeras, que se advierte se irá consolidando en función de los resultados comerciales. Así, algunas etiquetas arrancan en pop up stores y prometen instalarse definitivamente; estas y otras llegan por primera vez aprovechando el cambio económico, y están las que regresaron con viento a favor.

En este panorama, el desembarco de marcas premium en la Argentina no cesa. Una movida que se inició el año último con la llegada de Custo Barcelona, que trajo al país a grandes marcas, muchas de lujo. Entre las que debutan y regresan colaboran para que el mercado cuente con lo más selecto del sector moda.

Una publicación compartida de Louis Vuitton Official (@louisvuitton) el 9 Jul, 2018 a las 9:51 PDT

Una de las internacionales más esperadas es Louis Vuitton, la firma francesa que dejó el país en 2012, aterrizará en Patio Bullrich con un pop up store por seis meses, en septiembre próximo. «Estamos muy contentos con este regreso, ya que estimamos mucho a los argentinos y representan una parte importante de nuestra clientela. Finalmente podrán conseguir nuestros productos en su país de origen nuevamente», cuenta Alexandre Frota, director general de Louis Vuitton South America. El espacio replicará el ambiente de lujo de las tiendas de la marca en el mundo y pondrá el acento en la atención personalizada. Louis Vuitton llega con un amplio catálogo que incluye su colección completa de ready to wear para mujeres. Además, tiene planeado realizar una serie eventos especiales en su store a modo de celebración de su regreso al país.

Un derrotero de lujo

Este año el puntapié inicial lo dio Paule ka, la firma de indumentaria femenina francesa, y a partir de su llegada comenzó una seguidilla de aperturas de firmas extranjeras. Fue en enero cuando hizo pie sobre la Avda. Alvear con una tienda en la que por estos días cuelga la colección primavera verano, la misma que se ve en París. Sus diseños femeninos y elegantes, tanto para el día como para la noche, son versátiles; los vestidos midi son un must de la colección, los hay rectos, de corte a la cintura o bajo en nude o rosa pastel, blancos, turquesa; con chabot o pliegues, detalles en guipur, bordados y calados, o largos de satén en un rojo encendido con mangas off shoulder para la noche; se destacan las maxifaldas de gasa en blanco, gris o negro que se llevan con corset y son las elegidas para celebraciones.

Una publicación compartida de Ermenegildo Zegna (@zegnaofficial) el 3 Jul, 2018 a las 8:06 PDT

En marzo, Ermenegildo Zegna abrió una tienda de tienda de 167 m2 en Patio Bullrich, donde ya liquida prendas de invierno, como trajes, chaquetas de seda y lana, abrigos, chalinas y camisas clásicas. Su colección primavera verano está inspirada en el universo del tenis y se compone de prendas confortables que se llevan con sneakers para looks informales. El clásico traje azul va o bien con una camisa clásica o con T-shirts, remeras polo, suéteres livianos y zapatillas en una propuesta moderna y descontracturada.

Mientras que Zadig & Voltaire, la firma francesa fundada por Thierry Gillier hace más de 20 años, que tiene a Cecilia Brönström como directora artística, abrió local de 78 m2 en el primer piso del Alcorta Shopping. Su propuesta es desenfadada y promueve la moda sin imposiciones para una mujer libre e independiente. Se define en básicos reinterpretados con una mirada más moderna y audaz. ¿Sus prendas fetiche? Los tejidos de punto, las chaquetas de cuero o de línea militar, las remeras de algodón de cuello egipcio, y accesorios como botas y bolsos o carteras de inspiración rockera.

La marca de trajes de baño francesa Vilebrequin es otra de las firmas internacionales que se sumó a las exclusivas boutiques que se ven en la avenida Alvear, a la altura de 1477. El lujo para vestirse de playa que nació en 1971 en Saint Tropez abrió su tienda en junio último. Fred Prysquel, fotógrafo y periodista, creó esta firma que en un principio vendía trajes de baño para hombres hechos a partir de un tejido de secado rápido usado en las velas de los barcos deportivos. En los 90 se convirtió en un clásico masculino. Para ellas, Turtle Paradaise es la línea estrella. La calidad de materiales y confección y el ojo puesto en los detalles son un sello.

Leer Más