Faena Hotel Buenos Aires


Faena Hotel Buenos Aires

El Faena Hotel Buenos Aires se encuentra en la exclusiva zona de Puerto Madero y es un lujoso hotel de 5 estrellas de diseño situado en un edificio…

Este barrio es una opción muy buena para los viajeros interesados en los restaurantes, disfrutar la comida y el tango. – Comprobar la ubicación Martha Salotti 445, Puerto Madero, C1107CMB Buenos Aires, Argentina – Este barrio es una opción muy buena para los viajeros interesados en los restaurantes, disfrutar la comida y el tango.

La creación del empresario Alan Faena no deja indiferente a quien pise sus instalaciones. Hay algo de atmósfera envolvente, desde los aromas hasta la disposición de los ambientes que van atrapando a medida que uno recorre sus particularmente oscuros pasillos.

Sin dudas, el Faena rompe con todos los parámetros establecidos. Y esto tiene mucho que ver con las creaciones de su diseñador, el francés Philippe Starck, reconocido mundialmente por sus excéntricos y grandilocuentes trabajos. Cada una de las 88 habitaciones y 85 residencias (sí, también hay quienes viven allí de manera permanente) llevan su impronta innovadora.

Hay obras de artistas argentinos como Mondongo, Emiliano Miliyo y Pablo Siquier. Una alfombra inmensa de rosas rojas recorre el piso de la suite. Fue diseñada especialmente para ese espacio, al igual que la mayoría de los muebles, excepto por la mesa de comedor y los sillones del living que son piezas únicas, elegidas especialmente en tiendas de anticuarios de San Telmo.

Inaugurado en 2004, el hotel se construyó sobre el antiguo silo El Porteño. Fileteados, flores, cintas, hojas y pájaros se combinan con frases e imágenes de personajes populares en medio de sus amenities, además de sillones alados, unicornios, vidrios cincelados, cristal de Baccarat y espesos cortinados de terciopelo o satén rojo. Los colores elegidos no son casualidad. El rojo está presente porque es “símbolo de fe y valor”; el blanco “de la impecabilidad” y el oro, “símbolo de gloria”.

La suite más lujosa del hotel se llama F. Así, a secas. Una letra, mucho peso. “Nos propusimos brindar a Buenos Aires una nueva época y así creamos un nuevo estilo, un nuevo imperio”, aseguró Roberto Brocca, gerente general, al tiempo que explicó: “En toda la ambientación nos inspiraron edificios como los de las confiterías Las Violetas y El Molino, con sus doradas arañas, sus pisos de mármoles italianos y sus vitrales franceses, así como El Obrero, aquel bodegón perdido en las entrañas del barrio de La Boca, en donde el vino aún se sirve en pingüinos”.

Ver Hotel