El Castillo de Ashford


El Castillo de Ashford

El Castillo de Ashford se encuentra perdido en un bosque irlandés y se remonta al año 1228. En la actualidad se erige como un hotel de cinco estrellas y sus paredes hacen gala de su historia.

El Castillo de Ashford, refinamiento y lujo medieval en Irlanda

Este magnífico castillo cinco estrellas se encuentra entre los exuberantes acres del condado de Mayo, en Irlanda, fue construido por la familia anglonormanda De Burgos y data de 1228. El castillo de Ashford es una joya medieval que en la actualidad alberga un lujoso hotel cuyo estilo de vida y amenidades sólo se comparan con las de las casas reales europeas.

Se trata del castillo más antiguo de Irlanda y desde su construcción ha pasado por diferentes manos. Desde Richard Bingham, Presidente de Connaught, hasta Sir Benjamin Lee Guinnes, y posteriormente a su hijo, Lord Ardilaun, quien ordenó su remodelación y le añadió el ala oeste. Noel Huggard, un empresario hotelero, compró el castillo en 1915 para establecer un hotel de primera clase.

Hoy, cien años después de haber pasado por diferentes manos y haber sido reformado en varias ocasiones, el castillo pertenece a la cadena hotelera Red Carnation Hotels, y se erige como uno de los hoteles más aclamados de Irlanda. Todos y cada uno de los rincones del castillo están impregnados de historia. Grandes salones y largos corredores que transportan a sus huéspedes a la auténtica vida medieval.

Lujosas y resplandecientes suites que han sido cuidadosamente restauradas y adaptadas para combinar su esencia histórica con las mejores instalaciones. Un total de 83 habitaciones de techos altos, grandes espejos, lámparas antiguas, camas con dosel, chimeneas y espacios poco convencionales que nos transportan a un mundo de elegancia y refinamiento.

Además el hotel pone a disposición de los huéspedes un servicio gastronómico basado en la cocina irlandesa creativa, inspirada en el uso de los mejores ingredientes de la zona. Una cena formal en uno de sus grandes comedores o un ambiente distendido en el comedor de la cabaña. El Castillo de Ashford también dispone de un spa interior donde se unen la experiencia moderna con la sabiduría histórica. Todo ello en un enclave incomparable donde abundan la naturaleza y el color verde por excelencia.