Gafas de Marca

Mucha gente se pregunta el por qué son tan caras las gafas de diseño, y si acaso no nos están estafando o abusando con esos margenes de beneficio. Hay quien se atreve a comparar las gafas que compra en el super, en Zara, o en el chino con las gafas de Prada, Dior, Persol, Ray-Ban, etc., probablemente por desconocimiento.

Debemos entender que las gafas de diseño son caras por tres razones principalmente: en primer lugar porque se trata de una marca reconocida y de prestigio, en segundo lugar porque emplean materiales de primera calidad, y en tercer lugar por el coste que supone para estas empresa la investigación y el desarrollo de nuevos modelos y nuevas colecciones.

 Gafas de Marca

Marcas como Oakley o Prada no posicionan entre las más vendidas por casualidad, ni serán las más baratas por escatimar en los materiales, y quien piense lo contrario se equivoca, veamos por qué:

La marca, es sin duda uno de los factores que determina el precio de unas gafas de diseño, se trata de un distintivo de calidad, de estatus, de poder, llámalo como quieras, el caso es que la gente que las compra se siente orgullosa de lucir un producto diseñado por una compañía reputada en el mundo de la moda. Además muchas empresas invierten cada año cantidades astronómicas para que sus productos aparezcan en todos los medios de comunicación y para que los luzcan personajes conocidos del mundo del deporte, el cine, etc.

La calidad, está claro que marcas como Dior no van a escatimar en los materiales con los que fabrican sus productos, usarán lo mejor posible y al personal más cualificado, dando lugar a que el coste de fabricación sea elevado. Obviamente el resultado no es comparable a unas gafas baratas que compramos en cualquier tienda de complementos baratos.

Investigación y desarrollo, eso que a muchos políticos les encanta para llenarse la boca de buenas promesas, lo del I+D, se lleva haciendo de toda la vida en muchas empresas. El tema es que sale caro, aunque sin duda es necesario si se quiere marcar la diferencia creando productos únicos y novedosos. Es algo que requiere de tiempo y dinero para sufragar encuestas, investigación, experimentos, etc. en los que se ponen a prueba los materiales y los diseños.

Por todo ello, es normal que las gafas de diseño sean caras, estamos contribuyendo a sufragar todos esos gastos, y si no te parece bien, siempre puedes escoger entre las muchas marcas de gafas baratas que se ahorran toda esa inversión y simplemente optan por emular las creaciones de otros.